martes, 16 de mayo de 2006

Londres, 3 de marzo de 1950...

Esa era el encabezamiento de la carta. Estaba dirigida a George Green, un hombre que por entonces vivía en Cambridge, a 90 kilómetros de la capital inglesa. Una mujer que firmó como Gwen le daba cita para el fin de semana siguiente. El detalle curioso es que la carta llegó a destino hace pocos días, con poco más de 56 años y dos meses de tardanza.

"La carta fue franqueada por lo que es extremadamente improbable que haya permanecido en nuestro sistema durante todo este tiempo", dijo el portavoz del servicio británico de correos, James Taylor.

"Es posible que haya sido metida en un gran sobre y enviada a una dirección equivocada", explicó Taylor. Pero reconoció que, "en todo caso, es auténticamente extraño".

1 comentario:

RAEL dijo...

sir hacket charles alais, famoso cartero inglés, parece haber sido parte de esta historia. no es mucho más lo que se sabe.