viernes, 23 de junio de 2006

¿Cuál es el lado de allá?

¿Cuál es el lado de allá? ¿Cuál es el de acá? ¿Cuándo estamos adentro y cuándo afuera? ¿Cuántas veces te creíste el único y no eras ni siquiera uno de ellos?

Todo es relativo, así que si me cuelgo del travesaño y consigo un punto podré mover el mundo, pero no conoceré nunca las mieles del triunfo y la dignidad del fracaso. El destino es una esfera cuyo centro está en todas partes, y su perímetro en ninguna. La vida es una cárcel con las puertas abiertas. Y la ciudad donde vivo es el mapa de la soledad. ¿Del lado de acá o del lado de allá? A mitad de camino entre el Infierno y el Cielo, yo me bajo en Constitución, en Once, en Retiro, en La Plata, en Florencio Varela, mi lugar en el mundo, mi Patria.

En la manchega llanura le pedí al Caballero derrotado que me hiciera un sitio en su montura, y me lo hizo. Después de mucho andar le pregunté adónde conducía aquel camino. Entonces me miró y me dijo que no había camino, sino estelas en la mar. Y cruzamos la línea. Ahora estamos del lado de allá.

6 comentarios:

El cuartoscuro dijo...

Más alla o más aca que más da, si cuando nos damos cuenta ya estamos muertos!
Saludos

RAEL dijo...

el paso dado es bueno. y así es como se avanza, dando pasitos. sin tanto miedo a baldosas flojas o cacas caninas.

menos mal que se descolgó del travesaño porque ganas de abrazarlo dan leer algo tan lindamente escrito.

Gaby dijo...

Suena bien esto de estar del lado de allá, con estelas en la mar que nos sirvan de guía. Y con semejante intertextualidad y cita directa de Breton, si le hace caso, no le puede ir mal. Además, sigue andando la vida y es lo importante...
Gracias por volver

Luz Azul dijo...

Qué bueno que volvió, cruzar líneas no es poco, y creerse de un lado tiene lo suyo.
Mi lado no es ninguno, o en realidad, es el otro, siempre. Del otro lado de todos y de todo, en una ciudad que se asemeja a la suya y sintiéndome a veces Media Verónica, espero algún día cruzar una línea.
Le mando un saludo.
Ojalá que llegue a pesar de la distancia.

PD: si ve a alguien más con lugar en su montura, ¿me lo manda?.
PD2: respecto de las pruebas, están un poco maltratadas. Tengo que confesarle, que sin querer, arruiné parte de la grabación de un programejo suyo en un TDK 60min. Sucedió cuando trataba de eternizar un recital en vivo.
El resultado, es una cinta que intercala su voz y la de Octavio con fragmentos de un concierto.

Amalia Gieschen dijo...

Muy bueno el nuevo diseño de tu página! Besos
Amalia

Amalia Gieschen dijo...

Algo que escribí en arrebatos amoroso al los lados de acá y de allá, pero sólo sobre Cortázar: http://amaliagieschen.blogspot.com/2006_05_12_amaliagieschen_archive.html