viernes, 30 de junio de 2006

Lo glorioso y lo groso de ser argentino

El sueño se terminó. Argentina perdió con gallardía y por penales frente a Alemania, y quedó eliminada de la Copa del Mundo. Poco a poco volveremos a nuestros anormales cauces normales, a prestar atención a los aumentos de sueldo del presidente, a los superpoderes permanentes que se otorga el ejecutivo y esas nimiedades con que los medios ocupan sus huecos en los lapsos entre mundial y mundial.

Pero antes, un detalle. Quilmes estrenó un comercial futbolero que se llama "Benditos" y le duró poco, pero que yo creo que está bueno. Véanlo:




En eBlog hubo toda una polémica sobre si está bueno o no: unos dicen que toca el sentimiento, otros que es patriotero. Tal vez ambas cosas sean ciertas. Más allá de eso, yo quiero señalar algo que no vi ni escuché en ningún lado: la letra es un plagio de una canción muy poco conocida de Joaquín Sabina, que se llama "Benditos malditos" y está en el disco Diario de un peatón, de 2003. El texto del comercial lo copio a continuación; para compararlo con la letra de Sabina, hagan click aquí.

Bendito sea el mundial con que soñamos,
bendito cada nombre que ha sido designado,
benditos los pibes que siempre sacamos,
el peso de la historia, el respeto ganado.

Malditos sean los recuerdos dolorosos,
maldita la impotencia, la injusticia que vivimos,
el volvernos a casa cada uno por su lado,
las finales sin jugar, el quedar en el camino.

Bendita la anestesia general a los dolores,
las tristezas que curamos con abrazos,
las gargantas que se rompen por los goles,
el sentirnos los mejores por un rato.

Malditos los sorteos y los grupos de la muerte,
los controles sin azar que signaron nuestra suerte,
malditos los mezquinos, los que juegan sin poesía,
los que pegan, los que envidian, los que rompen y lastiman.

Bendito sea el orgullo con que entramos a la cancha,
el potrero y la pelota no se manchan,
la TV que repite la gambeta,
inflar las redes de los otros, inflar el pecho de los nuestros,
merecer la camiseta,
los turistas, los cronistas, los sponsors, los amigos,
el himno y las mujeres siguiendo los partidos.

Benditas las cábalas que dan resultado,
las risas y el llanto que guardaremos tanto,
y bendito ese momento que nos regala el fútbol
de poder cambiar nuestro destino
y sentir otra vez y frente al mundo
lo glorioso y lo groso de ser argentino.

(Quilmes, del lado del corazón)

Si no hay ninguna referencia a Sabina, y si la canción es poco conocida, por lo cual la referencia pasa inadvertida, no se trata de un homenaje ni de un recurso de intertextualidad. Es plagio. La publicidad, como tantas otras cosas, apesta.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

"Quilmes estrenó un comercial futbolero que se llama "Benditos" y le duró poco, pero que yo creo que está bueno"
"La publicidad, como tantas otras cosas, apesta."
¿En qué quedamos? ¿Qué me perdí?

RAEL dijo...

a veces la palabra plagio es usada con demasiada liviandad.
y no es este el caso: resulta evidente que el autor del texto escucha a sabina.
de todos modos yo no sé si los acusaría de plagio.
porque robarle a un artista una obra para hacer un panfletito chauvinista y sensibilero, que ubica a los sponsors entre los "benditos" y que no se anima a poner a videla festejando los goles a perú entre los "recuerdos dolorosos"; más que plagiar es dar lástima.
de todos modos el comercial se permite un par de hallazgos (involuntarios o al menos generados desde lecturas diferentes a la mía):
1- la frase "anestesia general a los dolores"... pero igual, cuando tenés frío y/o hambre, ni con esa anestesia es tan fácil sentir lo glorioso y lo groso de ser argentino.
2- "bendito ese momento que nos regala el fútbol
de poder cambiar nuestro destino", que además de poder leerse del mismo modo que lo que referí en el punto 1, es todo un detalle si está dicho por una cervecera belga, que sólo gracias a los momentos que nos regala el fútbol, puede discursear como si fuera argentina.
y no es por este plagio que la publicidad apesta.

Cristian Vazquez dijo...

Je je, estuve medio contradictorio, ¿no? La publicidad en gran medida apesta, como el periodismo en gran medida apesta, como la política en gran medida apesta. Pero eso no quita que haya cosas buenas y cosas que me gustan. La publicidad apela a cosas muy bajas, como el plagio. Y eso está muy mal. Pero más allá de eso, esta publicidad me gustó.

Cristian Vazquez dijo...

La RAE define plagiar como "copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias". Yo creo que acá hay una copia en lo sustancial, por eso uso la palabra plagio. Como dije en el comentario anterior (antes de leer el de Rael), la publicidad apesta en gran medida. Y creo que una de las peores cosas para un "creativo" es la copia y el plagio. Por eso hice esa referencia.

dIEGO PASSAMONTE dijo...

Hola Cristian.
Creo que "Benditos Malditos /Malditos Benditos" en realidad se origina en "Ciento volando de catorce", el libro de Poemas de Sabina. Luego lo hace canción. Por cierto, esos "Benditos Malditos" son verdaderamente geniales y bastante más extensos.
Saludos.

RAEL dijo...

cristian ¿vos entendiste que yo dije que no había plagio? relea.

y ya que mentás a la RAE, también nos cuenta que plagiar, en la antigua roma, era comprar como esclavo a un hombre libre, aún sabiendo que es libre.

ergo: la publicidad vive plagiando.

Cristian Vazquez dijo...

Sí, amigo Rael: lo había entendido. Pero me dio ganas de justificarme, quizás porque ya una vez anterior (cuando lo de Ignacio Ramonet) había usado mal el término. Pero no era nada contra vos, por supuesto.

Je je, bien por el hallazgo de la otra acepción de plagio. Malditos publicistas.

Anónimo dijo...

Lo único que sé es que la publicidad fue mufa. Cuando la vi dije: "sonamo'"!En el Mundial anterior hicieron una publicidad como esta -se acuerdan?- y asi nos fue.
Lo demàs no me sorprende. La publicidad que no apele a la sensibilerìa que arroje la primera piedra. Su funciòn es vender. Ese utilitarismo, entre otras cosas, la diferencia de cualquier hecho artìstico.
RM

Sergio San Juan dijo...

El plagio muchas veces es homenaje, o por lo menos se disfraza de tal.
Lo de esta publicidad apesta por lo de sabina, y porque la estructura de cómo se recita el texto está hecha como el relato de Víctor Hugo del gol del 10 a Inglaterra.
La publicidad no plagia, ni homenajea; constantemente toma los productos culturales para bastardearlos en nombre de no se que mierdas que hay que consumir.
Y lo peor es que escuchás a los publicistas y se creen ellos los artistas. Por supuesto que la publicidad puede llegar a ser, y mucha veces lo logra, un arte en sí mismo.
Pero no creo que lo logre con esta patriotera publicidad de Quilmes, parecida a algunas que se vieron en el 2002 y, como dice alguien por aquí, estoy seguro que son yeta.

juanpi dijo...

es el mejor comercial q he visto tiene una buena narracion...

Anónimo dijo...

Se supo sabina plagio en su cancion de Benditos y Malditos

Eh aqui las pruebas del delito:

Padre nuetro que estas en los cielos "Bendito sea tu nombre"

Cristian Vazquez dijo...

Hasta donde yo sabía, esa parte del Padrenuestro dice "santificado sea tu nombre", y la palabra "bendito" no aparece en toda esa oración...