sábado, 3 de junio de 2006

Mire, mire qué emoción

La cancha de Defensa y Justicia queda a 4 cuadras de mi casa. Pero hace más de 10 años que no voy a ver un partido allí. Cuando era chico jugué un par de años en las categorías menores de ese club. Y un poco por eso y otro poco por una cuestión de cercanía, le tengo cariño al equipo.

Hoy jugó acá en mi barrio la final por la promoción. Tenía que ganar o al menos empatar para no irse al descenso. Si perdía, bajaba de categoría y ascendía su rival, Deportivo Morón. A los 2 minutos ganaba 1-0; a los 15' perdía 2-1. Jugó todo el primer tiempo muy mal y, sobre todo, sin alma. Casi de movida en el segundo tiempo, Morón metió el tercer gol. Y Defensa siguió jugando muy mal, y nada parecía indicar que pudiera revertir el resultado, y Morón jugaba de contraataque y un delantero llamado Adrián Guillermo -ex Boca- empezó a perderse goles, y cuando se los perdía sonreía...

Para colmo, cuando llegó la hinchada de Morón sacó a relucir una bandera de Defensa, robada en un enfrentamiento, lo cual caldeó los ánimos aún más. Y los festejos de Morón, que a medida que pasaban los minutos se sentían más ganadores...

Yo lo veía por TV, pero antes de que llegara la señal me llegaban los gritos desde la cancha. Todo parecía terminado. Había que hacer dos goles y el tiempo se agotaba.

Pero la esperanza era lo último que se perdía, porque en la última fecha del campeonato, Defensa había zafado de ir a un repechaje por el descenso directo también con un empate agónico a los 50' del segundo tiempo. Claro que hoy hacían falta dos goles.

Hasta que el milagro ocurrió.

A los 46' llegó el descuento. Y a los 49', una falta en el borde del área generó un tiro libre que se transformó en gol cuando se habían cumplido los '50. Y la locura. Y los de Morón que tanto habían festejado por anticipado se tuvieron que guardar las banderas propias y ajenas y hacer llorando un largo camino de regreso a casa.

Se me está poniendo muy futbolero el blog. Pero bueno, supongo que estoy justificado por la "emoción Mundial".

1 comentario:

Octavio dijo...

Felicito en vos a toda la gente de Defensa (vecina mía) que realizó un acto de heroísmo admirable en el estadio Gral San Martín (perdón por nombrarlo de esta manera acaso antigua, pero así como un otro permanece en el recuerdo con la fisonomía con la que se lo conoció a pesar de los cambios, yo lo denominó así como lo conocí y hasta con otros colores en la camiseta). Obviamente no hinchaba por Defensa antes del partido, pero esa batalla fronteriza con la épica le cambia la opinión a cualquiera.
Felicitaciones Caballero, a pesar de que su paisaje diario es incluso más rústico que el que circundaba a su homónimo manchego.