jueves, 20 de julio de 2006

Verae amicitiae sempiternae sunt

Hoy es el día del amigo. Yo suelo reírme y no tomarme muy en serio estas fechas (día del amigo, día del periodista, día del jugador de paddle), pero igual les sigo un poco la corriente, cosa de que no quedarme afuera de los festejos.

1
Octavio me reveló hace unos años la existencia de Enrique Febbraro, el "Creador del Día del Amigo". Léanse esto:

Su “curri” incluye más de veinte páginas donde se informa de premios, distinciones y reconocimiento de todas partes del mundo. Pero la realidad señala que la creación de estos días memorables, que honran a la amistad, la llevó a cabo Febbraro solo, poniendo al servicio del ideal su tiempo y sus bienes. Saludamos con profundo afecto y veneración a este gran argentino, que bien merece ser ejemplo de honestidad, ética y virtuosa vida.

Está en el sitio de Prensa Rotaria, porque parece que el hombre es rotario, gente como uno, digamos. Lo más gracioso es que el tipo se ha dedicado en los últimos ¿años? ¿décadas? a pasearse por el mundo, acompañado por una cohorte de adulones, anunciando previamente su presencia para que lo reciban arrojando pétalos de rosas sobre el camino que él pisará, para hacerse felicitar por haber sido el creador del Día del Amigo.

El sitio de Prensa Rotaria es buenísimo. Da más consejos que el Viejo Vizcacha. Falta que llame a los lectores "pequeños saltamontes".

2
Además, que el hombre haya llegado a la Luna, ¿qué diablos tiene que ver con la amistad? Más bien al contrario, diría yo, tuvo que ver con una enemistad: la de la Guerra Fría, y los yanquis ganándole la carrerita a la Unión Soviética, como dos tipos que quieren conquistar a la chica linda sólo para después contar que se acostaron con ella... porque después, la pobre Luna, bien gracias, si te he visto no me acuerdo, ¿no?

3
Antes yo era muy mezquino con el uso de la palabra "amigo". Casi sin darme cuenta hacía catálogos de amistades, mis amigos de acá, de allá. Después comencé a ser más generoso, porque me di cuenta de que existen distintos tipos de amistades y de amigos. Amigos del alma, amigos a los que se ve cada tanto, amigos de la infancia que-somos-re-distintos-pero-nos-queremos, etc.

Creo que la única manera de comprobar si uno es amigo de alguien, pero amigo de verdad, de fierro, de amistad indestructible, es a través de una prueba: la del aburrimiento. Si uno es capaz de estar con otro durante horas, toda una tarde o toda una noche, o una tarde más su noche, sin hacer nada, sin proponer nada, casi sin hablar, y no se siente incómodo, y siente que comparte ese aburrimiento y que ese hacer nada lo están haciendo entre los dos de forma pareja, bueno, eso es una amistad. Claro que ese tipo de comprobaciones no se pueden programar. Siempre son fortuitas, inciertas, azarosas, imprevistas, y uno las reconoce después, cuando pasan días, años o una vida entera. Pero ese día en que uno siente el verdadero sentido de la amistad, comprende por fin que todo lo anterior valió la pena.

Saludo desde aquí a todos mis amigos, a los que saben que lo son, a los que no saben que lo son, y a los que yo no sé que lo son.

(Y a los que fueron, los que son y los que serán, ya que -como dijo Cicerón- verae amicitiae sempiternae sunt, es decir: las verdaderas amistades son eternas. Es la primera frase que uno aprende en el curso de Latín I de la Facultad de Humanidades de La Plata; en mi caso, fue la primera y la única.)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantó lo que dijiste en el n° 3, totalmente cierto...

Anónimo dijo...

No te conozco pero me encantó lo que escribiste. Te mando un beso
Una ex alumna de letras de la UNLP que aprendió esa misma frase "verae amicitiae sempiternae sunt" en su 1º clase de Latín I!(junto con "Nefast est nocere patriae"

Cristian Vazquez dijo...

Al primer anónimo, al que le debía respuesta desde hace dos años, simplemente gracias.

A la anónima que acaba de dejar su comentario, también muchas gracias. Evidentemente, a vos la primera clase de Latín I te fue mucho más productiva que a mí (el doble, exactamente).

Anónimo dijo...

En razon de el festejo del cumpleaños de una Amiguita (9 Freescos añitos), me reuni con unos amigos en su casa. Luego de una velada hermosa entre parientes y niños correteando y gritando por alli (LAs hamburguesas estaban fabulasas). Nos despedimos con promesa de pronta reunion. Ya al final casi saliendo, Mi amigo, me entrega un presente que lo trajo de un viaje del exterior. Un imancito para la Heladera. Pieza que por su simpleza, produjo mi curiosidad, ya que por ser una trozo de marmol con la inscripcion en Latin en cuestion.
Durante el viaje de regreso a casa , mi cerebro seguia tratando de traducir la frase en latin, pero al encontrar este blog, desaparecio cualquier duda que pudiera existir.
Colorario: " Con que simpleza y grandiosidad algunos Amigos te dicen las cosas que quedan grabadas a fuego con el tiempo "
Cristian Vazques (No, vos no, es otro CV). Muchas Gracias !!!!!!!!!
Fuerte abrazo.-
Ahora si a el creador del Bolg CV, gracias por escribir lo necesario para individualizar a los amigos con mayor certeza.-

ROOSTER