jueves, 14 de septiembre de 2006

¿Quién dijo que los diarios sólo publican malas noticias?

Pensar que tantas veces nos acordamos de la madre de Riquelme durante los partidos de la selección, y hoy tenemos que darle las gracias. ¡Por fin una buena para el deporte argentino! Ojalá todas las madres fueran así de compasivas. Para los amantes del buen fútbol (pero del buen fútbol en serio, no de esa mentira que algunos creen que es jugar bien), hoy es un gran día.

Ahora, atenti: nada de enternecerse y aflojar con el castigo. A ver si todavía la madre se siente culpable y le pide que replantee su decisión...

7 comentarios:

NN dijo...

Con la noticia de ayer espero que se termine el peor año del fútbol argentino y mundial. En enero, se murió Garrafa, en julio se retiró Zidane y, ese fatídico domingo de agosto, Juan Román Riquelme vistió por última vez la camiseta de la Selección.

Claro, no nos olvidemos que Lippi y Materazzi son campeones del mundo. No olvidemos!!! Y que Mario Gómez sacó tercero a los jujeños, que Troglio casi sale campeón con Gimnasia, que Estudiantes con Merlo, Simeone y Burruchaga llegó a cuartos de la Libertadores.

Gracias por todo Román. Hoy millones de pelotas de todo el mundo lloran por las caricias ausentes.

Y hoy me pregunto: qué queremos para el futbol mundial? Garres? Cucciufos? Krupoviesas? a los campeones del 86?

Por lo menos, en este 2006 echaron a Falcioni de Independiente y le hicieron 7 a Ruggeri.

Salud Román, gracias Zizou -sobre todo por ese cabezazo que fue la reivindicación de millones ante la injusticia- y, sobre todo: Habemus Garrafam.

Benjamín dijo...

Cristian: felizmente, Román toma mate amargo (podés hacer el comentario que quieras al respecto) y disfruta de sus amigos. A él le importan muy poco las críticas y sólo se preocupa por divertirse, dentro y fuera de la cancha. Claro que tampoco lo vuelven loco los elogios de tipos como Totti, Zidane, o quien fuera. Afortunadamente, Riqueleme nació primero que su alma y disfruta de la libertad, de las cosas simples en la vida. Por suerte, tiene valores mucho más amplios, como dejar lo que más le gusta en la vida (jugar con la camiseta de la Selección) por los problemas de salud de su madre. De todos modos, creo que, con más tiempo, te podría explicar por qué el fútbol argentino se quedará sin riquelmes, y no riquelme sin el fútbol argentino... incluyendo lo deportivo. Por último, amigo Cristian Vázquez, y gracias a Dios, el último exquisito del fútbol -y su madre no saben de internet y, por ello, no van a leer nunca tu comentario. Un abrazo.

Cristian Vazquez dijo...

Ja ja ja ja, qué graciosos que son, muchachos.

A ver, unas preguntas, Julio: ¿el fútbol se divide entre los que gustan de los Riquelmes y Garrafa Sánchez y los que gustan de Cucciufo y Krupoviesa? ¿No hay matices? ¿Y si me gustan los tipos que dan bien los pases pero que además se ponen media pila cuando juegan, corren, juegan un fútbol moderno y no esa pachorra sin sangre de los que ustedes nombran? ¿Y si me gustan Ronaldinho, Agüero, el Rolfi Montenegro, Tévez, Henry? Por lo que me decís, supongo que estoy del lado de Garré y Gerlo... Pero lo acepto, con tal de no estar del lado de los fantasmas-súper-inflados-por-el-periodismo-obsecuente como Riquelme.

Por supuesto que soy recontra hincha de los campeones del 86. ¿Vos no?

El cabezazo de Zidane = reivindicación ante la injusticia. No entiendo, ¿de qué estamos hablando? ¿Qué injusticia? ¿Hacía falta hacer algo tan absurdo?

Benjamín: lo suyo directamente es patético. Apelar a esa cosa sensiblera es lo más bajo, fijesé. No tengo nada contra Riquelme como persona, simplemente que me parece un jugador muy dañino para la selección. Sobre todo cuando mucha gente (incluido el que fue DT argentino en el mundial, por ejemplo) cree que es un jugador apto para ser el conductor de un equipo con aspiraciones de ser campeón del mundo. Y no lo es.

¿Qué me importa que tome mate amargo, disfrute de sus amigos y no se interese por las críticas? Conozco muchas otras personas que toman mate amargo, disfrutan de sus amigos y no se interesan por las críticas, y no por eso deben jugar en la selección. Eso tampoco los hace buenas personas, aunque no es eso lo que aquí se discute, pese a que usted parece creer que sí.

Ojalá que el fútbol argentino se quede sin Riquelmes. Cuanto antes. Ese día nos va a ir mejor, acuerdesé de lo que le digo. Porque de mentiras, los argentinos ya estamos hartos.

RAEL dijo...

"riquelme siempre toca para atrás" dijo yepes.

allende la humorada, usted sabe que disiento con usted, pero hay argumentos y argumentos. y renegar de riquelme no lo convierte en abanderado del pasuccismo. en eso estamos de acuerdo.

como tampoco creo que lo que vaya a salvar al fútbol argentino sea la desaparición de román, en tanto que argentina ha ganado sólo dos mundiales y riquelme sólo jugó uno de los veintipico que no ganamos. y este mundial, el anterior y el de estados unidos eran ganables inclusive con riquelme haciendo un gol en contra por partido.

a usted lo han atacado con argumentos ridículos, pero serénese y no juegue el mismo juego que usted es demasiado inteligente como para creerse su propio último párrafo.

Octavio Echevarría dijo...

Amigos, yo no tendría que opinar porque soy afutbolero militante, pero también opino de cualquier cosa. Y, en este caso más allá de cualquier maniqueísmo, voy a cuestionar una sola frase del comentario de Cristian: "Ojalá que el fútbol argentino se quede sin Riquelmes. Cuanto antes. Ese día nos va a ir mejor". Argentina no juega bien (aunque esta calificación es equívoca y discutible) desde Chile 91. En esos 15 años, ¿cuántos jugó Riquelme? ¿Cuántos jugaron que pudieran homologarse a Riquelme? ¿Redondo, tal vez? Cuestiono la frase por su cariz monocausal, simplemente. Un abrazo.

Cristian Vazquez dijo...

Mi afirmación referida a que "el día en que el fútbol argentino se quede sin Riquelmes nos va a ir mejor", no tiene que ver estricta y exclusivamente con este jugador. Creo que nos va a ir mejor cuando desaparezcan "los Riquelmes", en el sentido de jugadores malos agrandados/fabricados por la Corporación Periodística Deportiva, que impone jugadores con elogios sistemáticos y obsecuentes aún cuando a las claras se nota que la realidad no se condice con sus dichos.

Siempre me cayó muy mal Nelson Vivas, pésimo jugador que tuvo la fortuna de gustarle a más de un técnico de la selección, sobre todo después de decir algo así: "No me importa que me critiquen, yo sé que con la plata que gano les voy a poder pagar la universidad a mis hijos". Esa cuestión utilitarista -y metiendo a su familia en el medio, además- me molestó mucho, porque se estaba hablando de fútbol y nada más.

Pero por lo menos Vivas tuvo esa sinceridad y siguió jugando. Ahora, que venga este muchacho a decir que no le importan las críticas pero que a su mamá le hacen mal...

benjamín dijo...

Ja ja ja ja, Cristian, me causas un poquito de lástima... ¿argumentos "patéticos"? Charlamos en otra oportunidad, gracias. Muy bueno tu blog.