sábado, 30 de diciembre de 2006

Un mundo más peor

"Un mundo menor peor", pedía uno de los personajes de la película de Alejandro Agresti que se llama precisamente así. Si uno lo piensa un poco, es un pedido casi desesperado. Ya no se pide un mundo mejor, como se lo pedía décadas atrás, cuando -curiosamente- el mundo era bastante mejor que ahora. Ni siquiera se pide que siga igual, mantener el cero a cero. No: es "un poco menor peor", o sea, sabemos que nos van a golear, pero que la idea es que al menos no nos metan tantos goles como la última vez.

Bueno, ni eso. El mundo cada vez es un poco peor. La muerte de Saddam Hussein esta mañana significa eso.

Mañana miles de niños en el mundo recibirán el nuevo año en la calle. ETA rompió la tregua y volvió a poner una bomba en Madrid. Decenas siguen muriendo cada día en las guerras civiles de Irak, de Sudán y tantos otros lugares. Así se va 2006. Pero la muerte de Saddam -que fue un criminal, eso es claro y nadie lo negará aquí-, luego de una parodia de juicio, luego de la invasión de un país soberano con argumentos falsos y haciendo caso omiso de todas las advertencias de una organización que, se supone, está para evitar los atropellos, la muerte de Saddam, digo, rompe otro límite. Es la ley de la selva, del más fuerte, lisa y llana, sin disimulos, sin máscaras.

Tenés el petróleo que necesitamos: inventamos una excusa, te invadimos, te robamos todo y te asesinamos. Lo que nos importa es eso, ahora arréglense. ¡Mamá, mamá, los iraquíes se están pegando! Dejalos que se maten.

Después de la muerte de Saddam, el mundo es peor que antes. Mucho peor. Me animo a decir (sé que quizás exagero, pero es una sensación) que es tan malo como hubiera sido luego de la Segunda Guerra Mundial si la hubieran ganado los nazis. Y las expectativas son siniestras, porque al revés de lo que pedía Agresti, en el futuro nos espera un mundo más peor.


Tags para Technorati: , ,

2 comentarios:

Martin Bolivar dijo...

Un mundo más peor es un buen post, porque es evidente que la condena a muerte de Sadam Hussein traerá cola. La violencia engendra violencia, lo decía el presidente de Estados Unidos de hace más de cuatro décadas, al que mataron por cierto. A los poderosos les interesa aquello de que a río revuelto, ganancia de pescadores, o lo de divide y vencerás. El terrorismo de ETA no es ni más ni menos que retroceder a la época de las cavernas, igual que con la condena a muerte de Sadam Hussein.

el primo de jaen dijo...

El mundo es una mierda. Más sexo, faso y buena vida, y menos progreso, a ver si todavía llegamos al pozo.

Eso: un mundo pior che!

saludos, Memorioso.