miércoles, 20 de febrero de 2008

Liberación

Hace algunos años escribí un cuentito titulado "Garita". Días atrás, mi amigo Octavio me recordó una pequeña escena incluida allí.

Nos encontramos con Octavio en la pizzería Los Angelitos, de Florencio Varela. Yo llegué tarde y él, mientras me esperaba, se había dedicado a hojear el menú del local, que intercala avisos publicitarios entre la oferta de comidas y bebidas. En total hay en el menú 28 avisos. De esos 28 avisos, 16 (es decir, más de la mitad) se refieren a negocios ubicados sobre alguna de las dos largas e importantes calles llamadas Perón: una, la ex avenida Sarmiento, ahora avenida Eva Perón, que se extiende por una decena de kilómetros hasta terminar de adquirir su carácter de ruta provincial 53; la otra, las ex calles Juan Vásquez y López Escribano, que también suman sus buenos kilómetros y que unen la estación Varela con el Ombú, en la ruta provincial 36. Esta última ruta separa Florencio Varela de Berazategui. Si uno se interna en el distrito vecino y sigue por la misma calle, se encontrará transitando por la ex avenida Sevilla, actual avenida... Eva Perón.

El pasaje del cuento que Octavio recordó es el siguiente:

Cómo la cagaron con los nombres [de las calles], pensé, acá haría falta una Revolución Libertadora de los Nombres que les devuelva los nombres que les corresponden, qué tanto Perón y Eva por todas partes...

2 comentarios:

Sergio San Juan dijo...

¿Cómo recordar "Garita"? Voy a buscar la copia para releerlo, era un poco bizarro, no? Y divertido.

Cristian Vazquez dijo...

Creo, humildemente, que sí era divertido y, por qué no, digamos que bizarro.