miércoles, 26 de marzo de 2008

Desconsuelo

es tiempo de decisiones.
vamos a hacerlos mierda a esos putos.
venite

Ese era el texto de un sms que circuló anoche y que invitaba a ir a la Plaza de Mayo a romper la manifestación de personas que, cacerolas mediante, expresaban su desacuerdo con el gobierno. Sobre todo, con el discurso de la presidenta.

A mí el conflicto campo-gobierno me pone en una de esas situaciones en las que uno se siente en contra de todos. Porque, en todo caso, los pequeños productores del campo son un actor secundario en la pelea. Por eso ayer no hubiera salido a la calle a "apoyar al campo".

Pero si la respuesta del gobierno nacional, supuesto representante de cada uno de nosotros, es llamar a sus patotas para que vayan a echar por la fuerza a gente desarmada y sin ninguna gana de pelear, es que estamos muy mal. Peor que muy mal.

En un momento, la banda de mafiosos encabezada por D'Elía les gritó a los que anoche eligieron como enemigos: "Ahí están los que apoyaron al gobierno militar". Puede que mucha de esa gente en efecto haya apoyado al gobierno militar. Pero lo real es que anoche esa banda de mafiosos actuó como el gobierno militar. Porque lo que hicieron se llama terrorismo: sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror. Ese era el objetivo: asustar, que la gente se fuera de la plaza, que se fuera en lo posible para no volver.

Y algo más. Que si a los piqueteros les quedaba algún resto de legitimidad, tal vez hayan terminado de perderlo anoche. Que mucha gente se haya ido corriendo de la plaza asustada porque "venían los piqueteros" es quizá la estocada mortal para una entidad nacida en los 90, que en el imaginario popular dejó hace rato de estar compuesta por los desharrapados salieron a cortar rutas para abrir caminos, para ahora ser una banda de forajidos, matones, delincuentes. Que creen, eso sí, que es tiempo decisiones, y que hay que hacerlos mierda a estos putos.

Por eso, lo que a mí me queda después de lo de anoche, es esa terrible sensación. Ninguna palabra define mejor lo que me produce que tengamos el gobierno terrorista y mafioso que tenemos: desconsuelo.
.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde mi punto de vista los del campo quieren voltear a un gobierno nacional, popular y legítimo. No nos engañemos, hay dos proyectos de país en juego: 1) progresista, que quiere despenalizar la tenencia de marihuana, que hace juicio a los milicos de la última dictadura (dictadura apoyada por el grupo Clarín, dentro del cual está el canal Todo Noticias, por la Sociedad Rural y la Iglesia Católica), industrialista, etc; 2) neoliberal, impulsado por Elisa Carrió (su economista es el neoliberal Prat Gay) y el neoliberal y menemista Mauricio Macri. Además, creo que la plaza de mayo es de las abuelas y de la JP, y que debemos repudiar las movilizaciones fascistas de la clase media alta que en los últimos años se llenó de guita y quiere frenar el proceso de redistribución de la renta. Después de todo, ¿le hicieron una extorsión de este calibre a Menem en los 90? No, estaban viajando por Estados Unidos y Europa...

Cristian Vazquez dijo...

¿Te das cuenta? A la opinión vertida en este comentario es a lo que me refiero. Todo el tiempo la idea de "si no estás conmigo estás contra mí", y "nosotros somos los representantes del pueblo en contra de los fascistas. Si ser fascista es salir a la calle a manifestarse con cacerolas, y ser antifascista es mandar una patota a sacar a golpes a la gente de la plaza, bueno, soy un fascista, vengo a enterarme ahora.

Julio Coronel dijo...

Me asusta la torpeza con la que se maneja el gobierno. Son déspotas, torpes, matones y evidencia una ignorancia extrema, algo que no quería creer hasta ahora.

Como si fuera poco, ahora hay que pensar como ellos o no hablar. Lamentable.

Si muchos de los que dieron su vida por un país mejor en los últimos 40 años resucitaran 15 minutos: se suicidan a puro paco.

Recién me dijo un amigo: este gobierno es cortoplacista. Y tiene razón. Me parece que no tienen ni puta idea qué hacer la semana que viene.