miércoles, 1 de abril de 2009

Alfonsín

En junio de 1997, Raúl Alfonsín sufrió un grave accidente, al que sobrevivió casi por milagro. Es difícil establecer en qué medida, pero los analistas coinciden en que el hecho (el accidente y la posterior recuperación del ex mandatario) supuso una ayuda para el triunfo de la Alianza (UCR-Frepaso, ¡qué viejo suena!) en las elecciones que se celebraron en octubre de ese año.

En aquel momento, Clarín preparó un suplemento especial como homenaje/obituario a nuestro primer presidente posterior a la última dictadura (que no primer presidente democrático, como dicen muchos medios extranjeros). La pudo usar hoy, casi doce años después. Curiosamente, falta menos que entonces para una elección (poco menos de tres meses, aquella vez faltaban cuatro). ¿Será Alfonsín una especie de Cid Campeador, ganando elecciones más allá de la muerte?

Winston Churchill dijo alguna vez que "la democracia es el peor de los sistemas políticos, exceptuando a todos los demás". Me recuerda a Alfonsín y a todas las críticas que le hicimos. Quizá haya sido el peor presidente desde la recuperación constitucional, exceptuando a todos los que vinieron después...

3 comentarios:

Sergio San Juan dijo...

Ví en persona a Raúl Alfonsín en el año 91 en una visita que hizo a Florencio Varela. Yo era un joven periodista asombrado por tener a un ex presidente al alcance de la mano. Sigo admirando el motivo de su visita: apoyar a los candidatos radicales locales para las elecciones de ese año. Todavía llevaba en su rostro lo seis años de impiadoso mandato presidencial.
Alfonsín hizo algo bastante más osado que descolgar retratos dwe represores en alguna dependencia militar: promovió un juicio histórico con todas las garantías constitucionales a una de las dictaduras más sangrientas de las historia contemporànea. Con la sangre de 30000 desparecidos aún fresca, ningún otro se hubiera atrevido.
Esos dos momentos marcan mi recuerdo de Alfonsín. Como vos decís quizás haya sido el peor... si exceptuamos a los demás.

Sunya dijo...

Creo que el tiempo ha sido un buen aliado de Alfonsín. Su gobierno se ha engrandecido con los años, luego de que podamos ver en perspectiva lo impiadosos que pueden ser los intereses económicos. Eso sí ¿a quién ayudaría hoy el el "efecto Alfonsín"? No me queda claro.

Cristian Vazquez dijo...

Sergio, yo había escuchado anteriormente la anécdota asombrada de alguien que lo vio en una ciudad pequeña como Florencio Varela apoyando a los candidatos locales; lo triste es que no recuerdo si fue otra persona o si fuiste vos (esto último me parece lo más probable). El tipo era un político de raza; no lo digo como un elogio, sino sólo como una descripción.

Y sí, Sunya, el tiempo es aliado o enemigo. Cuando se habla de la Historia (y sus juicios) se habla del Tiempo. De unos es aliado, de otros enemigo y de otros ambas cosas en distintos momentos. Si Menem se muriera hoy, su recuerdo sería el de una persona nefasta. Pero ¿lo será dentro de unos años, cuando esa noticia sea realidad?

Yo tampoco tengo claro a quién ayudaría hoy el efecto Alfonsín. Pero creo que sería contrario al partido gobernante.